Imágenes: ©Jouko Lehmuskallio

Cardo borriquero

Onopordum acanthium

  • También se llama: Alcachofa borriquera, ansarina, toba.
  • Familia: Familia de las margaritas – Asteraceae (Compositae)
  • Forma de crecimiento: Hierba bienal.
  • Altura: 50-200 cm (20–80 pulg.). Tallo cubierto por espinas fuertes, ampliamente alado, áspero, densamente piloso, con pelos blancos por todas partes.
  • Flor: Las flores forman capítulos similares a una sola flor, de 4-7 cm (1,6–3 pulg.) de ancho, rodeados por brácteas involucrales. El capítulo carece de flósculos radiales, los flósculos del disco son de color rojo purpúreo claro, tubulares. Cinco estambres. Gineceo compuesto por 2 carpelos unidos. Involucro prácticamente esférico, brácteas involucrales apenas ovales, duras, con puntas espinosas, piloso. Capítulos solitarios o en pequeños grupos en ramas de la copa.
  • Hojas: Alternas, sin pecíolo, decurrentes. Limbo oval a claramente elíptico, lóbulos con dientes grandes, cubierto de espinas, similar a fieltro.
  • Fruto: Cipsela de color marrón grisáceo, con manchas negras, de 4-5 mm (0,16-0,2 pulg.) de largo, con pelos rojizos en la punta, no ramificados, de 7-9 mm (0,28-0,35 pulg.) de largo.
  • Hábitat: Patios, montones de tierra, bordes de caminos, terrenos baldíos, basureros, puertos y depósitos de balasto. También es una planta ornamental.
  • Período de floración: julio–septiembre.

El cardo borriquero es una de las hierbas más grandes y con espinas más fuertes de los países nórdicos. Su gran tamaño, sus hojas y tallo densamente pilosos con pelos blancos, y sus capítulos de color magenta, también lo convierten en uno de los cardos más hermosos. A pesar de su tamaño es una planta bienal: la roseta de hojas emerge en otoño y desarrolla una raíz pivotante fuerte que sirve como reserva de alimento, luego en el segundo año crece el tallo florífero. La especie sigue el cultivo y se propaga a Europa, donde crece en sitios habitados, especialmente en lugares soleados con suelos fértiles. Prefiere los veranos secos que son típicos de la región del Mediterráneo, y es una especie foránea problemática en climas templados. El clima frío de Finlandia ha impedido hasta ahora que el cardo borriquero se arraigue en nuestra naturaleza, aunque parecería que ha echado raíces firmes en Suecia. Como especie invasora, y por otra parte, como planta ornamental cultivada, puede encontrarse en varios sitios por casi toda la mitad sur de Finlandia, en sitios habitados, alrededor de edificios y al lado de caminos y riberas costeras.

El cardo borriquero también es la flor nacional de Escocia. Según la leyenda, las tropas de embarque normandas de origen escandinavo iban a atacar a los escoceses una noche, cuando un soldado desafortunado se paró sobre una roseta de hojas de un cardo borriquero. Su grito alertó a los defensores a tiempo, y los escoceses agradecidos adoptaron al cardo borriquero como la flor nacional. Esta buena anécdota puede tener algo de verdad, pero también es folclore: el cardo borriquero aún no había llegado a las tierras escocesas en la Edad Media, pero gracias a sus espinas aterradoras, se escogió más tarde como el héroe de la anécdota.

Otras especies de la misma familia
Download NatureGate app for iPhone! Download NatureGate app for Android!

Identificar especies

Sivun alkuun / Top of the page